Refugio con calefacción mediante compost

refugio que se calienta con el compostaje


El diseño de este refugio está pensado a partir de una idea muy concreta: aprovechar el calor que desprende el compost por la acción microbiana para calefactar su interior, que puede llegar a alcanzar temperaturas superiores a los 48,9ºC (120ºF). Realmente el habitáculo (Pod) que hay dentro se parece más al de una especie de casita de té, con una mesa en el centro rodeada de un .
Comploo, así se llama, tiene una de contenedores en forma de tolva modificada, dispuestos cerrando un anillo, cada uno con una compuerta superior para verter los residuos del jardín, restos orgánicos u otros materiales apropiados para el compost, y otra en la parte inferior para recoger el abono, una vez se haya formado.
Un circuito de tubos recorre el anillo, con aire circunlado en su interior, el cual se calienta al tener sus paredes en contacto con el compost, y que luego sale por una chimenea en el centro del refugio (bajo la mesa) calentando el habitáculo, que tiene además una cúpula transparente para darle luz natural.

Comploo refugio-compostaje de Bakoko


El equipo de desarrollo de esta idea está trabajando para resolver problemas técnicos y para asegurarse de evitar malos olores, con la esperanza de poder construir pronto un prototipo, y poder utilizarla en jardines comunitarios, parques urbanos, o en cualquier lugar que genere residuos orgánicos suficientes para abastecerle.