Acuaponia, cultivar plantas y criar peces


La acuaponia es una mezcla de hidroponia y acuicultura, es decir, cultivar plantas con el abono que producen los peces de criadero. Es un sistema ecológico y sostenible de producción de alimentos. Se crían animales acuáticos, como algunos tipo de pescado, cangrejos o langostinos, al tiempo que se cultivan plantas en agua.
En la acuicultura, los peces ensucian el agua con sus desechos. Pero, con la acuaponia, este agua se dirige al sistema hidropónico, donde es filtrado por las plantas que utilizan los nutrientes, de modo que el agua queda lista para volver a las piscinas donde viven los animales. Además, los sistemas son neutros en emisiones de carbono.

La acuaponia todavía se está investigando y necesita desarrollarse más para ser eficiente, pero puede tener un gran futuro. Ya hay algunas empresas que apuestan por la idea.
Una de ellas es Agropónicos Cosecha, en Puerto Rico, que produce verduras y abonos orgánicos a partir de los desechos de un pez conocido como tilapia. En 600 metros cuadrados, esta empresa produce cebollines, yerbabuena, albahaca, romero, tomates cherry y dos tipos de lechuga (tropicana y romana).
Para producir estas verduras y hierbas, la empresa cuenta con la ayuda de dos mil peces. La mayoría son tilapias, aunque algunas basas o pangas.
Acuaponia, cultivar plantas y criar peces


Otra de las empresas que desarrolla sistemas de acuaponia es una empresa con sede en Almenia llamada Efficient City Farming. Container Farm es un proyecto que nace con el objetivo de ayudar a crear ciudades más sostenibles, ya que se trata de un sistema de acuaponia diseñado para instalar en las calles a partir de un contenedor.
Proyectos como los descritos tratan de convertir a la acuaponia en un sistema económicamente viable. El futuro puede depender del compartimiento de los consumidores: si éstos prefieren productos frescos procedentes de huertas cercanas, la acuaponia tendrá un éxito seguro.
El tamaño de uno de estos sistemas puede variar desde pequeñas unidades interiores hasta largas piscinas para la venta comercial. Lo más habitual es que el sistema tenga agua fresca, pero hay también de agua salada, según el animal acuático y el tipo de plantas que se quieran criar y cultivar.