8 consejos para huertos urbanos

Huerto urbano


Los huertos urbanos están en alza, cada día hay más personas que se animan a cultivar en sus terrazas y balcones. Al inicio es muy fácil cometer errores, y me gustaría dar algunos consejos muy fáciles de aplicar:

1 – El huerto debe orientarse hacia el Sur

Los huertos deben estar orientados siempre de cara al Sur. Las plantas necesitan un mínimo de 8 o 10 horas de luz para crecer fuertes, y la mejor manera es poner el huerto en esta dirección. Así acogerán los primeros rayos de luz del Este y durante todo el día recibirán luz solar.

2 – Cuida la altura de tus plantas

En relación al primer consejo: si quieres el máximo número de horas de sol, situa las plantas bajas delante, y pon detrás las más altas. Por ejemplo, la lechuga siempre en macetas por delante del recipiente en que hayas plantado los tomates o las judías.

3 – Vigila la temperatura de la tierra

Las macetas de cerámica, bien orientadas, pueden llegar a los 80 grados centígrados en verano. ¡Cocinarás tus plantas si no vas con cuidado! Por ello, es bueno poner las plantas en macetas más grandes de lo aparentemente necesario, para que las raíces no toquen los extremos y se calienten tanto. Otra manera de evitarlo es situar un acolchado de piedras en el fondo de la maceta, justo antes de poner tierra. Así la tierra transpirará mejor y el agua no se encharcará. Una tercera manera de proteger tus plantas es situar acolchado también en tus macetas.

4 – Fabrica abono

Necesitas abonar tus plantas en macetas, mucho más que en un huerto plantado en suelo. Las plantas en espacios urbanos no pueden regenerar la tierra. Por ello, monta una compostera o fabrica humus de lombriz. ¡Es fácil y además reciclarás en tu propia casa!

5 – Aprovecha el agua de la lluvia

En las ciudades no suele haber agua de buena calidad, la mayoría tiene mucha cal o cloro. Recoger el máximo número de litros de agua de la lluvia es una gran idea, ya que es mejor agua que la que podrás obtener del grifo. Existen muchos tipos de sistema para la recogida de agua, algunos bonitos y muy disimulados. Y si no te importa, ¡monta una cuba en tu azotea y cosecha agua! Pero cuidado con el peso en los tejados.

6 – Asocia las plantas

Aunque no tengas mucho espacio, ¡acuérdate de las asociaciones de plantas! Acerca las macetas de las hortalizas que puedan crecer juntas, añade un par de aromáticas en cada grupo y mira cómo crecen mejor en comunidad.

7 – Planta flores, atrae insectos

Si algo no le sobra a la ciudad es vida animal. Por ello es imprescindible que siembres flores y plantas aromáticas. Casi te diría que si no tienes espacio para hortalizas, plantes solo aromáticas y condimentes tus recetas o bien te sirvas de tus propias infusiones. Las aromáticas son imprescindibles para atraer insectos beneficiosos y ahuyentar los perjudiciales. Si no lo haces, terminarás con el balcón repleto de hormigas, pulgón y araña roja, tirando insecticida y consiguiendo un alimento peor que el que proviene de invernadero (que por lo menos está controlado).

8 – Comparte tus progresos

Huerto urbano

No hay nada más gratificante que poder compartir tus éxitos hortícolas y animar a los demás a hacer lo mismo. Desde el compartir es más fácil estar receptivo y aprender nuevas técnicas, consejos y métodos. Y si tienes excedente de verduras, seguro que tendrás un montón de personas esperando tu generosidad, así que ¡no te cortes y comparte!